Poesía

1 año

1 año
542Leído

1 año

 

1 año y hemos tenido quizá más discusiones que orgasm@s.
Ya no juego a quererte, y tú ya no juegas a extrañarme.
Ya se nos olvidaron los motivos que nos hicieron llegar hasta aquí.
Ya se te olvidó que esta mujer, se la juega por ti.
He pedido por nosotros, he llorado por no saber si sigamos existiendo en una semana, en un mes o si llegaremos a tener nuestra casa. O si mínimo sigues teniendo ese sueño conmigo.

Ya no me buscas como antes.
Ya no hacemos cosas como antes.
Ya te he perdido.
Y sé que a ti ya no te asusta la idea de perderme.
Me gusta mucho tu sonrisa, ¿Sabes? Pero me gustaba más cuando no tenías que fingirla estando conmigo.
Solamente he recibido un ramo de rosas, y solamente me has dicho “Te amo” una vez, mientras hacemos el amor…

El resto sólo ha sido saciarte las ganas.
No me mandas mensajes como antes, no me buscas para contarme lo que has hecho en el día.

Y quien sabe, igual hasta ya ni antojo te produzco.
Ya no soy quien se te viene a la mente cuando escuchas una canción.
Ahora cada que estamos juntos miras el reloj y el móvil es mucho más bonito que yo.

No nos hemos bebido una cerveza, no te amo como piensas.
No me amas como crees.
Pero te resistes a dejarme… No me quieres, pero tampoco aceptas que esto se nos volvió una mierda.

Te propongo levantar lo poco que queda y aceptas, más no haces… Nunca haces.

Ya no hay más:
– Te tengo ganas.
– Te ves bien bonita.
– Otro día más contigo, gracias por tanto.
– Besas increíble.
– ¿Te gustaría ir a comer?
– Te eh echado mucho de menos.
– Me haces falta.
– Me gusta tu cabello.

Ya no hay más visitas de sorpresa, ni cartas, ni actos, ni palabras…
Ya no hay nada que me haga sentir que esta mínimamente feliz por tenerme aquí.

Y no sé, yo no sé si es mi falta de valor o si aún sigo creyendo en ti…

Solo sé que me arriesgue contigo porque creí que valías la pena. Porque al principio parecía que si me querías, que esto iba a funcionar.

Ahora sólo me mantengo contigo esperando que te des cuenta de que aún, a pesar de todo lo jodidamente malo…
Te quiero, pero no sé hasta cuándo.
Ni tampoco que tanto.

 

Autor: Mariana Dottor
Fotografía: Asdrubal luna

Podría interesarte:
– Recuerdo el sabor de sus labios
– Cuando nos amamos de verdad