Poesía

A ella no le afecta nada.

Ella es dura.

A ella no le afecta nada.
O eso le gusta aparentar.
No demuestra sus debilidades reales a casi nadie.
Tiene algunas superficiales, las que le dan igual que tú sepas,
pero hasta que no la llegues a conocer bien, no te darás cuenta de las heridas profundas.
Yo tardé mucho en descubrirlas.
A ella le gusta ponerte a prueba.
A veces te das cuenta y otras no.
No lo hace porque sea retorcida.
Todo lo contrario, a veces es demasiado transparente,
su cara es un libro abierto.
Lo hace porque quiere saber hasta dónde estás dispuesto a llegar por ella.
Necesita saberlo para ver si merece la pena enseñarte su yo verdadero,
el expuesto y desnudo, al que le pueden hacer sufrir de verdad.