Poesía

A LA MUJER DE PEZ*NES TRISTES Y GEOGRAFÍAS EN EL VIENTRE

A LA MUJER DE PEZNES TRISTES Y GEOGRAFÍAS EN EL VIENTRE

A LA MUJER

A la mujer.
No ganas nada, preocupándote por lo que el dios cronos ha hecho contigo
Si al final de cuentas… Eres hermosa
Si al final de cuentas… lo diste todo
Si al final de cuentas. Es natural

No ganas nada comprando los sostenes con varilla más fina o esas cremas mágicas que tanto te recomiendan tus amigas o en revistas… La gravedad, así como el tiempo, son indetenibles.

Siéntete orgullosa de que esas tetas, que tanto tratas de seguir manteniendo firmes… se cansaron de amar de esa manera, que ahora necesitan ser amadas de forma distinta…con más amor que nunca… con más respeto… con más cariño… cuidados… pundonor, que el baldón de la vergüenza no recae en tus aureolas, sino en quien las mira de forma despectiva o quien las ve con dignidad.

Libérales, deja que la brisa las toque, las acaricie o acarícialos tú misma… mira aún siguen despertando, de la misma forma que siempre.
Aún siguen temblando, cuando están entre unos labios
Aún siguen tiritando de deseo, cuando son mojados por las salivas de una lengua
Aun arden si son mordidos….o succionados, con maestría.
Que si aquellos pezones que antes miraban felices a la luna ahora se encuentran recaídos…no estés triste. Recuerda que desde abajo todo se ve con otra perspectiva… diferente.
Aquellos pechos se ganaron el derecho de descansar, después de dar tantas batallas en el arte del amor. O en poderlo alimentar.

Mujer….
No ocultes tu vientre entre las telas…
O entre las manos cuando te miran desnuda… que si aquel vientre antes plano, firme y limpio lo lucias donde sea…

¿Por qué ahora, debería ser ya diferente?

Que no te hace ser un monstruo un vientre lleno de varices o estrías… ni tampoco diferente, que si ahora los años le han pasado factura… es un precio que valió la pena, haber pagado.
Recuerda cuantos planes descansaron en tu vientre… cuantos sueños durmieron ahí. Mientras tú acariciabas cabelleras después de haber amado.
Recuerda tomar a ese vientre ahora por la avergonzada… antes tan entusiasmada… Que si por nueve meses lo tomaste con ternura y con cuidado… y ahora lo ves con apatía… recuerda mujer…que el amor a veces es un cartógrafo y crea en el cuerpo… geografías.

Autor: Dharius Vidal
Fotografía de John-Mark Kuznietsov

Quizás también esto podría interesarte:
– Ella es así: No te dejes llevar por lo que dicen
– Ojalá te enamores