Poesía

Aprendí a no confiar en las palabras bonitas

113Leído

Aprendí a no confiar en las palabras bonitas, porque si, no negare que son hermosas, como un fresco ramo de fragantes rosas que adornan la soledad del alma por un rato.
Pero no duran para siempre, un día se marchitan y su aroma solo se te queda en el recuerdo.
Si las palabras bonitas son solo adorno y no hay acción no sirven de nada.
Cada palabra que yo digo me sale del corazón.
Si te ganas que te mande a la mierda, lo haré con el mayor de todos los placeres.
Si te digo que te amo es porque también me sale del fondo de mis entrañas decírtelo.
No escribo para endulzarle la vida a nadie, yo llamo a las cosas por su nombre, al pan, pan y al vino, vino.
Me gustan las cuentas claras y el chocolate espeso.
No soy ni bandida ni callada después de romperme la madre varias veces, deje de ser una pendeja ahora soy lo que quiero ser.

Autor: Hefzy Ba Andrés