Poesía

Así se debe golpear a una mujer

Así se debe golpear a una mujer

Así se debe

Es verdad que ni una mujer debe de arrodillarse ante un hombre… No debe hacerlo… No en señal de sumisión…

Una mujer sólo puede arrodillarse ante un hombre para recorrerlo con la boca y con las manos.

Una mujer solamente debe arrodillarse ante su hombre para saborear de su órgano de placer y deleitarse de él.

Una mujer no debe ser sometida ante ni un hombre en señal de sumisión y de humillación…

Una mujer solamente debe de ser sometida ante su hombre al momento de fusionarse a la hora de amarse y qué el sometimiento sea mutuo

Un hombre sólo debe someterla pero de los cabellos y sujetarla de sus piernas para hacerla tocar el cielo, la gloria y el infierno al mismo tiempo.

Un hombre solamente

Debe someterla al introducirse en ella para hacerla rendirse de placer y que al hacerlo ella sólo pueda suplicar cada vez más y más de él…

<< Bajé suavemente amado mío pues al contemplar tú desnudez no pude evitar caer rendida a tus pies, era irresistible no desear olerte, pues mis sentidos se perturban cuando de tú sabor se impregna mí boca y mi nariz de tú aroma >>

Qué la sumisión de una mujer ante su hombre sea sólo al momento de recibir placer y él de ella pues insisto debe de ser mutua la entrega

Que los golpes que un hombre cause en el cuerpo de ella, sea solamente de su pelvis al contacto con la suya acompañados de frenéticos movimientos.

Qué la única manera que le calles la boca sea cuando la tenga llena al gozar de tu miembro totalmente erecto.

Qué las únicas heridas qué dejes en su cuerpo sean las que dejes con tu boca y tus uñas como señal de la batalla que libraron esa noche.

Qué las únicas palabras obscenas que ella escuche de ti sean al momento de follar pues eso a ella la éxito aún más

Eso caballeros… Eso es saber maltratar a una mujer y amarla a la misma vez.
Esas maneras de maltratar solo las conocen los caballeros de verdad.
Pues los típicos machos solo saben golpear y dejar huellas y no de amor en el cuerpo de una mujer

Autor: Criss Ortiz.

Fotografía: Stefano Pollio

Podría también interesarte:
A la que me prestó el pintalabios
Caminaba con el paso de alguien