Crecimiento personal

Cada quien está donde quiere estar

Cada quien está donde quiere estar
202

Está donde quiere estar

Aquella noche ella se estaba muriendo por llamarle, ya habían pasado dos meses desde la despedida eran dos largos meses de noches infinitas y recuerdos que la hacían llorar a más no poder.

Pensó por un segundo y se detuvo
y mirando su nombre en el teléfono
recordó lo que siempre su abuela le había dicho «cada quien está donde quiere estar»

Y si él no estaba a su lado era porque así lo quería,
fue en ese instante donde sintió la última puñalada al darse cuenta que sufría por alguien que ya no la amaba, que quizás nunca lo había hecho lo cierto era que él no había hecho nada por buscarla a excepción de ese par de textos que le atormentaban el alma donde él le decía aún te quiero «a mi manera aún te quiero»

Podría interesarte: Los lunares de tu espalda.

Recordó que a ella no le gustaba su manera de querer y decidió llorarlo por última vez.
Nada en este mundo le dolía tanto como recordar lo feliz que fue cada vez que estuvo entre sus brazos, pero se llenó de coraje decidió que si él no podía amar de una manera que no la lastimara no había nada que hacer, le abrió la puerta de su corazón y lo dejó salir, ella no quería un amor que no fuera a su medida; total ella ya no estaba para amores a medias de esos que son a ratos, amores baratos que buscan llenar sus carencias con amores que no sabrán corresponder.

Autor: Ana Soriano
Fotografía: Daria Tumanova

Quizás también esto podría interesarte:
– Y un día, sin esperarlo
Mira a tu alrededor