Poesía

CARTA A MI PRÓXIMO AMOR

CARTA A MI PRÓXIMO AMOR

CARTA A MI PRÓXIMO AMOR

Querido futuro amor de mi vida;
Hoy te escribo en medio de mi incertidumbre por que tengo el alma rota, no sé cuándo llegarás, y tampoco sé si aceptarás amar a un corazón fragmentado.

No estoy completa, he de decirte que me desmorono a cada instante. Los días pasan y yo comienzo a esperarte, quizá te amaré como jamás he amado, pero el punto es si tú me amarás igual o más, no lo sé, la vida no me ha tratado bien y a veces creo que no llegarás.

Me he acostumbrado a no soñarte, me he preparado para no idealizarte y para que me sorprendas desde el primer momento.

Querido próximo amor, estoy rota y a la vez estoy completa porque hay cicatrices que necesitaba para saber amar, a ti y sobre todo a mí. Los días pasan lentos y tú no apareces, he creído mirarte tras la ventana en los ojos de un hombre que pasó corriendo, pero no, no eres tú.
Luego creí que eras aquél que me miraba insistente pero ya no quiero esperarte, si llegas ya sabes dónde encontrarme, la dirección está anotada en tu corazón.

Vivo dentro de esa chica de mirada opaca y de piel maltratada, vivo tras esos labios incoloros y quiero besarte. Estoy sentaba dentro de esa alma cubierta por harapos, tengo tras esos flacos brazos un montón de abrazos para ti, y bajo ese pecho tibio está mi corazón que late más rápido por ti…

Querido próximo amor, entra ya te espero pero sé cauteloso porque ya no sé perdonar, me han dañado tanto que ya no soportaría otra aflicción, si es que dudas en quererme no entres y aléjate un poco más, pero si crees que quieres en verdad mi vida a tu lado, entonces entra que ahí adentro está alguien que como nadie te amará…

Pdta. No traigas equipaje acá adentro te vestirás de besos y caricias, no traigas miedo porque acá solo habrá sonrisas, no traigas mentiras porque si lo haces entonces ya no tendrás hogar…
No traigas tristezas porque yo ya estoy cansada de llorar.

Atentamente: el próximo amor de tu vida

Autor: Mary Díaz – Lágrimas de POETA

También podría interesarte:
Carta de un padre soltero a la madre de sus hijos
Tú, que tantas veces me has sonreído