Poesía

Carta para mí misma

Carta para mí misma

Carta para mí misma

Querida, eres eso que vive dentro de mí, esa persona que desde hace más de 20 años está día y noche conmigo, la única que sabe la verdad de cuando sonrió y es porque muy en el fondo lo que quiero es llorar, eres tu mujercita, la que se mira al espejo y se ve mil defectos, la que se dice una y mil veces cosas feas a sí misma, la que derrama lágrimas por no tener el mejor cuerpo y se llena de maquillaje para verse menos fea, como tú te dices, sabes hermosa, desde que yo recuerdo esos ojos tienen un brillo especial, tu sonrisa es única e inigualable, tu chisma es increíble, irradias alegría por donde quiera que tu caminas…

Mi niña, hoy te he visto igual que desde hace mucho tiempo, llorando a solas, gritando a dios te ayude con lo que crees que ya no puedes, desesperada por estar sola, por eso te escribo, te escribo con mucho cariño, para decirte que estas equivocada, date cuenta, llevo contigo 24 años, escuchándote, viéndote reír, llorar, bailar, trabajar, y tú no me haces caso. Es tiempo alma mía de que te detengas a leer mis líneas, quiero que te acuerdes ahorita, justo ahorita que te sientes triste de cuando usamos tacones por primera vez, te acuerdas de ¿cuándo te regalaron tu primer labial?

¿Tu primera tardeada con tus compañeros de la escuela, recuerdas tu primer beso? acuérdate del chico al que le escribías cartas y nunca se las dabas por pena, ah y recuerda también cuando ganaste todos y cada uno de los premios y reconocimientos con tu nombre, porque tienes talento, cualidades, actitudes y aptitudes únicas, ¿recuerdas aquellos quince años, cuando bailabas feliz del brazo de papá? ¿Cuándo quedaste en la universidad y mama lloraba contigo de gusto? ¿Cuándo tuviste tu primera vez y tu mejor amiga te dio los consejos para que se te quitará el miedo? ¿son bonitos recuerdos verdad?

Y así podemos pasarnos hojas enteras escribiendo cada anécdota, cada relato, cada alegría que has vivido y veras que son muchas más que estas lagrimas que hoy lloras, sabes he intentado hablarte de mil maneras, pero creo que no me escuchas y por eso decidí escribirte, porque te extraño, extraño esa simpatía, esa alegría, ese carácter, ese entusiasmo que todos veíamos en ti, hoy solo veo ruinas de una mujercita que se enamoró y le fallaron, pero dime, dite a ti misma… ¿llorando regresará? ¿Llorando se borran sus mentiras? ¿Llorando y alejándote del mundo crees que las cosas mejoren?

¿No verdad? ¡ESO ERES MUY LISTA! no mejorarán y por el contrario te estas amargando tus días, tu vida, tu juventud por alguien que lamento recordarte ya tiene familia, tiene hijos, tiene quien se preocupe por él y esa mi reina no eres tú, no eres tú. entiéndelo, sabes, eres muy noble, lo sigues queriendo, lo sigues idolatrando y lo extrañas todos los días como el primer día, pero sé que eres valiente y ahora quiero que salga esa guerrera, no estás sola, si podemos, podremos olvidar a ese hombre que no supo valorar que te entregaste, que le diste tu vida, tu alegría, tu ilusión, tu tiempo, lo olvidaremos hermosa, estoy segura, mañana que leas esta carta quiero que te veas al espejo, ahí estaré yo, sonríeme, arréglame, ponme bonita, yo si tengo ganas de seguir sonriendo y vivir al máximo, si no lo haces por ti, hazlo por mí… te lo pido, mañana comienza de ceros, comienza de nuevo y si volvemos a fallar, si volvemos a llorar, no te preocupes escribiremos una y mil cartas para recordarte que lo más importante es que te tienes a ti misma…

Autor: Nayeli samano

Quizás también esto podría interesarte:
– Maneras de decir te quiero sin decirlo
– HABÍA UNA VEZ UNA MUJER COMPLETA