Poesía

Con toda la madurez del mundo

Con toda la madurez del mundo

Con toda la madurez del mundo nos dijimos adiós esa madrugada,
y no porque no nos amaramos,
simplemente llegamos tarde,
el uno del otro,
no era nuestro momento de estar juntos,
porque él ya tenía una vida construida lejos de mí.

Sé que él aún me recuerda y me echa de menos,
sé que sigo siendo y seré la mujer de sus sueños,
su amor platónico,
su amor prohibido,
su tentación más irresistible,
sé que aún me desea,
y aún me quiere suya,
pero para que alimentar un amor imposible,
es mejor que cada quien tome su camino.

Sé que él aún me siente,
porque mi presencia está junto a él,
aunque no pueda verme.

Pedazo de mi alma,
cuando cierres tus ojos por las noches,
sentirás que acarició tu bello rostro,
tu perfecta barba,
aún estoy unida a ti,
mi amor aún te pertenece,
nos pertenecemos,
de una manera muy misteriosa,
nuestro amor aún no muere,
porque es amor del bueno,
y mientras estemos vivos en nuestras mentes,
en nuestros corazones,
y en nuestros recuerdos,
el lazo siempre perdurará,
aunque nunca más volvamos a encontrarnos,
a vernos,
a escribirnos,
tu y yo tenemos una historia,
y un amor que tuvimos que soltar por las circunstancias y no por falta de amor.

Hoy en estas líneas quiero decirte,
que aún ardes en mi pecho,
a pesar del tiempo y la distancia,
eres ese recuerdo que hace humedecer mis ojos.

¡Amor mío!,
mi pedazo de cielo,
mi pedazo de alma,
se feliz,
aunque no sea conmigo.

Autor: Elizabeth Sánchez – La Putª Del Poeta.
Fotografia: Kinga Cichewicz

Quizás también esto podría interesarte:
– TE PROPONGO
– No le mentiré, he pensado en ti