Poesía

Cuando olvides lo que nos hace ser especiales

Cuando olvides lo que nos hace ser especiales

Cuando olvides

Cuando olvides lo que nos hace ser especiales acuérdate de nuestras conversaciones de madrugada sobre temas trascendentales o de nuestros intentos de salvar el mundo un domingo por la mañana.
Acuérdate de ti, dando saltitos por la calle porque no puedes contener tanta alegría o de cuánto nos costaba despedirnos muchas noches hasta que entendías que el día sólo lo puedes terminar con una sonrisa.

Que no se te olvide lo que te gusta bailar y lo bien que se nos da bailar juntos por la vida, aunque nos mire todo el mundo.

Cuando olvides lo que es esto, lo que somos, recuerda que nos dimos un poder, el de parar el mundo, y para ello solo teníamos que abrazarnos durante diez segundos. Recuerda que el cariño más fuerte, más salvaje, se demuestra apretándonos con fuerza la mano mientras vamos paseando.
Por favor… cuando nos olvides acuérdate de nuestros besos, esos que paran el tiempo, que dicen tanto sin decir nada, que son la imagen más viva de lo que somos, y lo que nunca podremos dejar de ser. Acuérdate del cariño.

Del respeto

De lo que yo soy contigo y tú, eres conmigo.

Nunca olvides que fue una relación tan diferente, tan especial, tan intensa que muchas veces costaba incluso coger aire, y respirar pasaba a un segundo plano si nos mirábamos a bocajarro.

Cuando olvides todo esto, cuando dejes de creer, cuando pienses que no se puede más, recuerda tu pierna temblando nerviosa, tus manos moviendo tu pelo, tus pelos de punta, tus ojos incapaces de mirarme y tus brazos buscando desesperadamente ese abrazo.

Acuérdate de que siempre,
pase lo que pase, estemos como estemos,
tendremos ese poder de volver a estar bien.

La libertad también está en los ojos de quien te mira cuando tú ya no te ves. Y sí, dejarse querer también es de valientes.

Autor: Gonzalo Vila
Fotografía de Unplash

Quizás también esto podría interesarte:
 Lo escuché hablar de ella
– Las cosas más simple de la vida