Poesía

De tomar un café en mi cuarto después de follar

“De tomar un café en mi cuarto después de follar, a prepararte un café por la mañana para que te vayas a trabajar.
De horas contándonos nuestras vivencias sin parar, a mirarte a los ojos y no dudar que algo está mal.

De sentarme junto a ti con cierto nerviosismo, a sentirme raro si no te doy un beso al despedirnos.
De ver solo diez minutos de una película porque nos pueden las ganas de devorarnos, a que leas con las piernas sobre mí mientras te acaricio sin más intención de quererte con las manos.

De mirar la hora para saber cuándo vas a llegar, a mirar la hora para ir preparando lo que vas a cenar.
De que me cuentes tus sueños, a que los viva contigo.
De que te tapes la cara al despertar, a que te rías despeinada con toda naturalidad.

Podría seguir horas pero esto trata de decirte que…

El enamoramiento es transitorio, pero el querernos será para siempre…”

Borja Román