Poesía

Déjame quererte, ábreme tu corazón

Déjame quererte, ábreme tu corazón. No puedo prometerte la luna,
ni siquiera las estrellas pero te aseguro que mi apuesta eres tú.
No buscaré fuera distracciones porque tú en si ya eres un parque de atracciones.
No necesito perfección, te quiero a ti como mujer real, con tus demonios y vaivenes,
con tus ángeles y tus locuras, porque sé que cada día junto a ti será único e irrepetible,
porque sé que contigo no necesito más porque tú ya lo eres todo para mí.
Dame la oportunidad de demostrártelo. Sólo quiero despertarte cada mañana con un beso,
enredarme en tu pelo, acariciar tu piel, ver tu verde mirada
y disfrutar de tu sonrisa cada amanecer.
Déjame quererte. Déjate querer.