Poesía

Como dice la canción, hay días que sí y hay días que no.

TIEMPO

Como dice la canción, hay días que sí y hay días que no.

Hay días que te levantas de la cama de un salto, con la sonrisa en la cara y sales a la calle regalando felicidad. Días que te preocupas por lo que realmente vale la pena, sin dedicarle importancia a cosas insignificantes. Días en los que todo sale bien, transmites alegría y no tienes tiempo para llevar a cabo todos los planes que te proponen. Días de color azul, o rosa, o verde. Son días que huelen diferentes, caminas diferente, miras diferente y sientes diferente; ilusionada, enamorada de ti y de la vida, con proyectos y sueños que cumplir.

Pero también están los días en los que cuesta arrancar, que el levantarse de la cama supone un esfuerzo. Nada fluye. Caminas cabizbaja, con ojos tristes y deseosa de que llegue la noche para acabar con el día. Días que llamas y nadie te coge el teléfono, días negros o grises. Te sientes inferior, sola, insegura, con ganas de llorar por estar más sensible de lo habitual. Días en los que quieres desaparecer para empezar una nueva vida en un lugar diferente y lejos del que estás.

Estos días que NO son imprescindibles para valorar los días que SÍ.

Los días que NO pasan, los días que SÍ vuelven. Es cuestión de esa palabra que muchos detestan: TIEMPO.

También podría interesarte:

¿La quisiste?
Déjame contestarte esa pregunta.