Poesía

DISCÚLPAME

DISCÚLPAME

DISCÚLPAME

Lo siento, pero no soy del tipo de personas que disfrutan el ocaso de un amor y se aferran a detenerlo.
Los días pasan, las horas pasan, y mis lágrimas también pasaron, ser el amor de tu vida fue una utopía que por un tiempo intentamos.
Pero discúlpame, no puedo aferrarme a ti cuando te has ido tan lejos.
Dicen que cuando el amor empieza nuestros labios son pequeños para tantos besos que nos damos, que nuestras manos son tan cortas para abrazarnos la vida a diario, y que cada lugar es pequeño en comparación con nuestro sentimiento que crece y crece, pero ¿Por qué lo nuestro dejó de crecer?
¿En qué estación de tren olvidaste tu amor por mí?
¿Dónde estás a cada noche?
¿Dónde estás, solo dime dónde está aquél ser que me enamoró como nadie?

Quizá no sepas donde estás por eso no contestas, y te entiendo pues hace tiempo yo también me extravié mientras te buscaba.

Discúlpame, pero al ver que tu cielo ya no me cobija y tú ya no quieres cobijarme he decidido irme, te dejo los te amo sinceros que me dijiste, lo besos, las caricias, las lágrimas, te dejo también las noches bellas que me regalaste, los cumpleaños que me celebraste, las flores, y nuestro para siempre juntos y me llevo mi fidelidad a mí misma, mi dignidad y amor propio, me llevo mi corazón y mis suspiros, me llevo esas tazas de café que compartimos a cada mañana, me llevó desvelos y te dejo la cama, porque de ser nuestro lecho un día se convirtió en desierto y te veía más lejos cuán si fueras oasis tan lejano, tan prohibido.
Por eso me voy porque cuando el amor se acabó tu y yo nos perdimos en un desierto aún y cuando estábamos lado a lado.

Gracias por lo dado, pero te lo devuelvo, me llevo mi ganas de amar y te dejo la brújula de tu vida, porque aún te quiero y no acepto que tu alma en ese desierto esté perdida.

Adiós

Autor: Mary Díaz
Fotografia: Simon Hattinga Verschure

Podría interesarte:
Distancia
Dueles