Poesía

Dueles

Dueles

Dueles

Dueles más que ayer y casi seguro menos que mañana,
pero te prometo que algún día dejarás de doler y solo serás otra cicatriz en mi cuerpo, otro tatuaje sin tinta que lleva tu nombre.

Dueles en cada intento de respirar, dueles en cada latido, dueles en cada lágrima, dueles en cada mirada triste y en cada sonrisa fingida, dueles al despertar, dueles más que nunca a la hora de ir a dormir, incluso dueles en sueños.
Dueles al escribir, duele que cada palabra escrita vaya dirigida a ti y ya no pueda enseñarte lo que escribo, que me mires y que me abraces como si de verdad sintieses lo mismo que yo.

Me duele la verdad, me matan tus mentiras.
Jugaste tanto conmigo que me convertí en una perfecta muñeca, un títere esperando el movimiento de tus manos para actuar, pero, sabes bien que hasta los juguetes más caros terminan rompiéndose de tanto jugar con ellos y a mí me partiste por la mitad con la primera puñalada.

Dueles los lunes, destrozas los domingos por la noche, y me haces falta toda la semana, pero no tanto como cuando oigo la palabra felicidad y me viene tu sonrisa a la mente, pero entonces me doy cuenta que no tengo (que no te he tenido nunca) que esto solo fue la toma falsa de cualquier película de esas que siempre terminan mal.

Lo nuestro ni terminó, para eso hay que empezar y creo que eso es lo más duele, que he compartido sentimientos, besos, palabras, abrazos, pero no amor, no, esto no puede el amor del que todo el mundo escribe, ese que dura para siempre, ese que me da envidia cada vez que veo dos viejos de la mano por el parque, que pienso que se han amado toda la vida y que aún siguen haciéndolo, a ese amor me refiero al
que puede con todo y no se manda a la mierda a la primera de cambio, a ese amor que nunca he tenido ni tendré o ( al menos contigo).

Ese amor que te hace mejor persona, ese amor por el que darías tu vida una y otra vez, no voy a engañarte, yo por ti hubiese dado la vida y la muerte, pero el amor desgraciadamente es cosa de dos y aquí solo hay una mitad que siente y otra que se deja querer.

Una mitad destrozada de tantos palos, pero que aún sigue latiendo, una mitad tonta que ama a la otra mitad más que a su vida, una mitad que se muere cada vez que tus palabras no son las adecuadas, una mitad a la que estás destrozando poco a poco, y lo peor de todo, una mitad que se dejaría destrozar mil veces por ti.

Una mitad que no tiene ninguna intención de olvidarte, una mitad que prefiere joderse la vida a vivir sin ti y sí, es cierto que dueles, que si no acabo con esto dolerás mucho más tiempo, pero a veces y solo a veces cuando decides dejar de doler, tu sonrisa lo recompone todo y vuelve cada mitad a su sitio y parece que todo sea verdad o simplemente me empeño en pensar que es verdad, ya sabes eso de maquillar la realidad para no morir, cerrando fuerte los ojos porque sabes que al abrirlos va a doler y
Si,
Dueles…
Pero jamás el dolor había tenido una sonrisa tan bonita.

─ Mundos Divididos
Fotografía:  Pete Bellis

Podría interesarte:

 Podría también interesarte:
– Ella siempre estará ahí, aunque le duela
– En algún rincón del mundo hay una historia de amor