Poesía

El día en que te vi llegar

Contigo no me basta mostrarte pedacitos de piel,
no es tan importante.
Quiero desnudarme los miedos y que no te vayas.
No quiero que me hagas falta, pero quiero extrañarte un poquito,
saber que al volver a mirarte me alegrarás la cara y mi corazón sonará distinto.
Si supieras que tengo los pies listos para salir corriendo,
pero esta vez quiero quedarme y me importa poco mostrarme débil o enamorada,
reírme entre beso y beso, cerrar los ojos cuando me abrazas.
Hablar de nuestra casa y los hijos, de las caminatas y días.
Luego preguntas ¿En verdad eres terrible? Más que terrible,
soy una viajera que no se cansa y temo mucho no saber estarme quieta en un solo lado.
Pero yo quiero poner mi casa en tus brazos y dormir en tus ojos,
despertar en tu garganta y encontrarme día a día en tu voz.
No quiero saber de miedo, no ahora que tu calor me ha inundado el corazón
y respirar se ha vuelto un placer.
Contigo no me basta la piel, no cuando me has vuelto cielo, mar, nube.
Contigo no me basta la piel, contigo hay mucho más que eso.

Autor: Mercedes Reyes Arteaga

Quizás también esto podría interesarte:

Me desnudas con tu mirada.
Mañana te casas, será tu gran día