Poesía

Él no ama a una mujer, él cree amarla.

Él cree amarla

Él no ama a una mujer, él cree amarla…
Nadie dice amar a alguien cuando se de la media vuelta
y besa otros labios, nadie ama de verdad a alguien cuando a kilómetros de ella acaricia otra piel,
estremece otros labios y enamora a otro corazón.
No él no ama.

Fracaso en querer amar a una sola mujer,
juro ante Dios y su familia que nada los separaria sólo la muerte…
él no quiere fallar de nuevo, tiene miedo al fracaso.
Pero se está fallando el mismo y está confundido,
no sabe lo que quiere, él esta fallando a dos mujeres,
enamora a dos mundos tan diferentes, mujeres lindas
y especiales que no merecen ser juego de ese CABRON,
el confundido aquí es él.

Pero que culpa tiene ella

A quien el dice amar,
no se merece una traición así de nuestra parte menos de ese cabron que dice amarla sólo a ella.
Quien ama no engaña ni juega con los sentimientos de alguien más.
Si, ese alguien soy yo,
YO quien a todo mundo juzga,
a la chica que le dicen que debe darse su lugar y se respete pero joder…
él es lo más hermoso para mí, me pierdo en sus ojos,
en esos malditos ojos verdes.
Sus labios me vuelven loca
y lentamente me entregó de nuevo a él.
Aún teniendo en mente que al terminar el día
mis ojos se inundaran de lagrimas de nuevo pues
en sus brazos no me falta nada y lo encuentro todo…
Pero lejos de él, soy de nuevo esa frágil y tonta niña de 18 años,
quien apenas cree conocer el amor
y dice estar enamorada de ese hombre de lindos ojos verdes…
amo ser quien soy a su lado y amo estar esos fines de semana a su lado,
abrazarlo, besarlo, tenerlo mío por un instante,
unas cuantas horas, disfrutó sus risas
y locuras de niño inmaduro aún consciente que él tiene 14 años más que yo.
Creo en coincidencias, en el destino, y creo en Dios,
así que pienso que por algo él está en mi camino,
tal vez sea un trago amargo o uno muy dulce…
Quiero tenerlo más de lo que debo,
no quiero presumirlo ante la sociedad como el mejor amor,
ni mucho menos como el mejor hombre,
quiero que él sea mío y solo mío,
por nada del mundo cambiaría esto por que para estar aquí me ha costado un sin fin de cosas.
Estoy nadando contra la corriente, ignorando consejos de quien me ama y no quiere verme sufrir pero…
Joder como amo a ESE CABRON.

También podría interesarte:
– La magia de la felicidad vive en la locura
– Qué difícil nos pone este mundo sonreír