BienestarCuriosidades

Encontrarás al amor verdadero el día en que aprendas a amarte primero

Recuerda que está en ti que los otros puedan verte como tú deseas y por eso debes pensar siempre en ti.

No es nada sencillo encontrar el amor verdadero. Conocer a alguien especial con el que se pueda compartir ilusiones, planes y metas es una tarea muy difícil de cumplir. En el camino de encontrar al perfecto nos topamos con la decepción y lo único que conseguimos es llanto y dolor.

Solemos culpar a la otra persona cuando nos rompen el corazón y creemos que ellos son responsables de nuestro llanto de todos los días y que sintamos tanto dolor en nuestro pecho. Pero lo que nunca tenemos en cuenta que solo encontraremos el amor cuando hayamos aprendido a amarnos a nosotras mismas.

Nunca tendremos la posibilidad de dar lo que no tenemos, tampoco podremos darnos cuenta de todo lo que valemos y la manera en la que otros deben tratarnos si es que no nos amamos. Recuerda que primero somos nosotras y si no lo cumplimos seremos víctimas de abusos cuando nos descuidamos y priorizamos a otras personas.

Si en este momento no estás al lado de una persona, el problema no es que no tengas suerte en el amor, sino que está en ti. Aun no te has dado cuenta de lo maravillosa que eres, por lo tanto, los demás no lograran verlo así y por ese motivo no pueden amarte. Aunque no lo creas este es otra razón por las que las relaciones se convierten en tóxicas.

Cuando las personas no conocen su valor empezarán a permitir ciertas situaciones que le serán muy dolorosas. Mírate al espejo y encuentra todas las cualidades que posees, así podrás dejarlas ver en los demás y que sin duda muchos se enamoraran de estas características. Nunca encontrarás a alguien que te ame sino lo empiezas a hacerlo ahora mismo.

Tú misma estarás permitiendo como ellos te quieren ver, sino te empiezas a amar. Pero si lo que quieres es que se den cuenta de la persona maravillosa que eres, solo está en ti creerlo. Ten mucha seguridad y confianza en ti para que puedas transmitir en el otro el deseo de estar contigo, de ir conociendo lo que hay en ti y despertar curiosidad por tu persona.