Bienestar

Es hora de cerrar ciclos, porque mejores cosas me esperan y me quieren entera

Nuestra vida está llena de etapas y el pasado lo debemos dejar donde pertenece.

Una de las cosas que duele aceptar en la vida, es asumir que algo ha terminado. Por más doloroso que sean hay vínculos que se tienen que romper y dar por finalizada una etapa. En algunas ocasiones para ser feliz hay que aprender a decir adiós. Es por eso que hoy decidí cerrar ciclos y empezar un nuevo capítulo en mi vida. Quiero liberarme de las cadenas que atan a lo que fue, pero ya no es, dejas atrás pedazos que no encajan.

Es hora de tomar un poco de valor y ponerme de pie, agarrar las maletas y cerrar la puerta de ese cuarto oscuro para mirar al frente y caminar abriendo paso a un nuevo mundo. Tengo que aprender a volar. Nunca olvidaré a las personas que han sido parte de mi vida, no importa el motivo por la que ya no forman parte de mi presente. Cada una de ellas me dejó una experiencia, me enseñó algo que tenía que aprender.

Algunas personas hicieron más bonito mi mundo, me ayudaron a ser mejor persona, me dieron buenos momentos de felicidad. Además, me dieron la mano cuando caí y me ofrecieron un hombre para llorar cuando lo necesité. Otras me traicionaron, me causaron dolor, vulneraron mi autoestima, me enseñaron lo que no es el amor. Me enseñaron a no ser como ellas. Y si se quedaron atrás, es porque definitivamente, ya no encajan en mi presente.

Aferrarme al pasado, dejar las puertas entreabiertas y alimentar ilusiones sin fundamento, es como llevar a mis espaldas una pesada mochila que solo sirve para no dejarme avanzar. No es fácil cerrar ciclos y se necesita de mucha valentía porque solo sé lo que he vivido. Yo sé muy bien lo que he perdido y las heridas que debo sanar, pero intento recordar que detrás de un final siempre hay una nueva oportunidad para volver a ser feliz. Aunque el pasado no puedo borrarlo ni editarlo, no hay peor error que vivir de lo que ya no tiene sentido.

Hoy perdono si alguna vez tomé decisiones equivocadas y sin quererlo, hice daño a alguien que me amaba. Hoy perdono a quien me hizo sentir que no era suficiente. Me libero del dolor y el sufrimiento por un pasado que no volverá y cierro puertas que pesan en mi interior aceptando que él hubiera no existe y lo que viví, solo podía ser de esa manera. De la experiencia se aprende y al final todo se sale.

Nuestras vidas están compuestas por etapas y cada una de ellas cumple un propósito y aunque el pasado no lo voy a olvidar, lo dejo donde pertenece. Es de valientes arrancar la tristeza, mirar al horizonte y emprender el vuelo. Hoy es un buen día para mirarme al espejo y empezar a amarme. Hoy decido hacer de mí un nuevo capítulo en mi vida, una persona feliz por sí misma, no por los recuerdos, ni por alguien más. Es hora de cerrar ciclos, de vivir el presente y volver a ser yo, porque mejores cosas me esperan y me quieren entera.

📸: Vladimir Fedotov