Poesía

Esta noche dime que me quieres

Estaba…
Estaba pensando en ti.
Estaba pensando en cómo te he echado de menos.
Pero no durante estos últimos días.
Sino siempre.

Estaba pensando en que podríamos ser felices, en lo bonito que sería ser una pareja cualquiera, incluso aburrirnos en un sofá, mano sobre mano, delante de la tele.
Estaba pensando en lo bonito que sería discutir, decidir dónde ir de vacaciones,
quizá no ponernos de acuerdo. Y en lo bonito que sería dejarte ganar…
O no. Estaba pensando en que tenías razón. He perdido mucho tiempo.
Pero lo más importante es que tengo ganas de amar, y tengo ganas de amarte a ti.
Te esperaré en el bar de debajo de la iglesia, donde nos conocimos, donde no quisiste tomar algo la primera vez que nos vimos. Te esperaré esta tarde…
Estaré allí desde las siete.
Y durante toda la noche nos estará esperando un avión que nos llevará a donde tú quieras.
-Sofia exhaló un suspiro. Y él entendió que era como su le hubiera dicho: “¿No quieres decirme nada más?”
Entonces simplemente añadió-: Te quiero.
Y cortó la llamada.

“Esta noche dime que me quieres” Federico Moccia/em>