Poesía

Hace tiempo con mis planes rotos y el corazón hecho mierda

Hace tiempo con mis planes rotos y el corazón hecho mierda aprendí a dejar ir,
aprendí que el desamor no mata, que algunos planes no se cumplen
y que hay amores que no duran para siempre.
Cuando me di cuenta que la tormenta pasó
y que el dolor no duró para siempre me sentí invencible, ya no cualquier aire me mueve,
ni me seducen unas palabras.
Conocí mujeres fuertes, esas que son como los grandes edificios que un terremoto sacude pero no puede terminar con ellas, fuertes grandes invencibles, me pregunté de qué estaba hecha.
Quizás no era tan fuerte…
deje ir, algunas cosas se derrumbaron pero no morí, mi vida no se acabó y pude seguir,
vinieron cosas nuevas viví, viví nuevamente otras cosas otras historias.
El dolor pasa… siempre pasa