Escritos

Hoy decidí hacerme consciente de mí

De la comunicación que establezco entre cuerpo, alma y mente; hoy he decidido escucharme y aceptar lo que dicen mis emociones, sosteniéndolas, intentando entender lo que en voz bajita me transmiten, si de repente me siento confundida voy a mi niña que alguna vez se sintió abandonada y la abrazo, y la lleno de aire puro y le acercó un poquito de fuego.

Hoy he decidido ir a ese órgano que me está hablando y lo lleno de comprensión y atento silencio.
Hoy me doy cuenta cuando ya le estoy dando la responsabilidad de mi vida a alguien más, o cuando me siento culpable y culpo a otro, recuerdo profundamente que la culpa me lleva al lugar de víctima y es un ciclo interminable de sufrimiento, hoy me siento responsable de mi vida, y sé que merezco toda la plenitud y felicidad del universo.

Hoy me doy la oportunidad de respirar profundo, siendo consciente de ese acto sagrado que me da la oportunidad de tranquilizar cualquier agitación de mi ser, recuerdo que el aire es un regalo y entre más lento y profundo lo llevó adentro de mi ser, más me alimenta.
Hoy observo, lo más importante de la vida, el proceso de crecimiento de una flor, o de un aguacate o de una papaya. Veo con atención el vuelo de los pájaros, y el camino de las hormigas llevando su comida.

Aprendo de los procesos naturales de la pachamama, ella me enseña con todos sus seres la definición en actos de la paciencia, de la abundancia, de que existen procesos en todas nuestras etapas de vida, estaciones o fases, que todo llega cuando tiene que llegar, que un árbol es maduro con su fruta que deja caer, que sabe soltar porque nada le pertenece y también deja que la fruta lo suelte.
Hoy recuerdo que mi vientre es sagrado y que tiene memorias de todas las mujeres que están conectadas a mí, que yo soy a través de todas. Recuerdo que la sangre que fluye por mis venas es la misma que recorre todos los ríos de esta tierra.

Hoy recuerdo que soy una hermosa expansión de este fractal infinito llamado VIDA.
Hoy me doy cuenta que sanando yo, sanan todas mis relaciones. Si me honro a mí, puedo honrar todo este universo.
Tlazocamati
Escritora Lucrecia Astronauta
Foto: Simón Migaj