Crecimiento personal

Instrucciones para el olvido

Instrucciones para el olvido
43

Que la desgracia de encontrarme contigo sea proporcional a vuestros gemidos…

1.- Àmate. Cada vez que mi horrible rostro rasgue tu alma y se arrastre hasta tus pensamientos, desliza tus dedos por tu pantalón, baja el cierre y no dudes en introducir tu mano, rodea tu miembro con toda la mano, y deslízala hacia arriba y hacia abajo. Mastúrbate que para llegar el cielo sólo falta que te toques; mastúrbate y no olvides que fui yo la que te dejo; al tocarte recuerda que una vez saciadas las ganas tu cuerpo recobrará su calma, espera a que tu alma se reincorpore a ti, ódiame y olvida las veces que yo estuve entre tus piernas y también sacie tus ganas.

2.-No seas mariquita. Por favor a la hora de tocarte no pongas música, corres el riesgo de terminar en el suelo sollozando por alguna canción melosa; deja de dedicarme canciones que yo ya te he dedicado el olvidó.

3.- Eres muy pendejo no eres Shakespeare. Cada vez que tu lado romántico intente acudir a mi recuerdo, mastúrbate, pues he sido una perra y ya me encuentro muy feliz en los brazos de otro.

4.- Enójate. Utiliza las fuerzas que te quedan y enfócalas sabiamente en tu placer, repite las veces que sean necesarias. Llegará el día en el cual no necesitarás de mi recuerdo o de una mano amiga para acabar extasiado; en ese momento simplemente sonríe pues todas tus masturbaciones fueron con el mismo objetivo, que seas feliz.

5.- Consíguete una vida. Ya has perdido mucho tiempo en el pasado, tú recordando y yo escribiendo estupideces, no soy una predicadora barata ni tengo la salvación.

Que el placer no se quede en tus manos y se inmortalice en las piernas de tu nuevo amante.

Autor: Helena Blake
Fotografía: Matthew Hamilton

Quizás también esto podría interesarte:
Si la amas, NO LA DESTRUYAS
Te amo, pero te dejo si es necesario.