Poesía

La volví a ver

La volví a ver

La volví a ver, estaba más hermosa

La volví a ver, no sé parece en nada a lo que había conocido de ella, se le ve tranquila más dulce, tierna y un poco más coqueta, está estrenando mirada, trae nueva sonrisa, podría decir que todo es nuevo.

Trae otro tono de cabello, sus pestañas son un poco más largas y su maquillaje la hace resaltar más la belleza que ya le conocía, cambió el labial, el color de sus uñas y la forma de vestirse, las zapatillas son más altas, luce elegante más segura de sí misma ya no está enamorada es feliz así, éste es su mundo, ahora es libre, de culpa libre de todo, ya no es cortante mejoró su sentido del humor, se ha convertido en asesina, te mata con cada movimiento a la hora de caminar, sus caderas debajo de su vestido es la peor arma que hubiese conocido

Ha entendido qué ya no se trata de ti, ahora lo importante es ella se ha encontrado y prefiere seguir en esa delgada línea del amor propio, no es que le tema al amor, le atemoriza lo que viene después de él.

Le teme al dolor y la forma en que fue excluida, dejó de creer en palabras bonitas de ridículas telenovelas, los cuentos de hadas pasaron a segundo término, el príncipe azul sólo es un viejo cuento para desestabilizar y ridiculizar el amor, la luna y las estrellas son más que dibujos pegados en una cartulina.

Al fin podríamos decir que abrió los ojos qué todo lo que escucho nada se le parece a la vida real, dejó de ser niña y entendió que el amor sólo existe en películas y en canciones, en sí la gente constantemente
dice mentiras y nadie está suficientemente enamorado para cambiar, ni nadie es capaz de cruzar océanos por ellas…

Autor: Azamar Riverol
Fotografía: Jurica Koletić

Podría interesarte:
– No seas pendeja, si no te pertenece
– Si usted no la cuida vendrá alguien