Poesía

Me acusaron de tener la cabeza llena de fantasías

Me acusaron de tener la cabeza llena de fantasías

Me acusaron de tener la cabeza llena de fantasías

Me acusaron de tener la cabeza llena de fantasías, el corazón demasiado ardiente y dicen que seguro a pesar de mi edad aún sigo sintiendo miles de mariposas en el estómago. Me acusaron con tanta severidad que no dude ni un segundo en declararme orgullosamente culpable.

Y no conformes con aquella acusación y mi oportuna confesión han tratado de hacerme ver que la vida real no es cómo en mis libros, me exigieron que dejará de soñar, que abandonará mis ilusiones y cambiará fantasías por realidad…

Al final no sé qué duele más, si ser yo en este mundo tan decadente de emociones y sentimientos sinceros, remar contra corriente, sonreír mientras me limpió las lágrimas y sigo o darme cuenta que las personas que más amo, las que son protagonistas de mis más preciados anhelos no pueden ver lo que hay debajo de mi piel.

Tal vez resulté imposible encontrar las respuestas a mis inquietudes, quizá ellos no van a entenderme nunca pero no importa, yo seguiré tratando de robarles suspiros con una carta, una poesía, una caricia, un abrazo sincero o un “te quiero” repleto de sentimiento, les dedicaré canciones y fabricare para ellos momentos bellos…

Nadie va a cambiarme porque sé bien que quiénes de verdad me aman abandonaran esa lucha y estrecharon con alegría mi alma.

Autor: Alhelí Rivera
Fotografía: Jeremy Bishop

Quizás también esto podría interesarte:
– Maneras de decir te quiero sin decirlo
– HABÍA UNA VEZ UNA MUJER COMPLETA