Poesía

Me enamoré de esos ojos color café

Ojos color café

Me enamoré de esos ojos color café,
sin imaginar que minutos después,
más abajo de ellos encontraría los más hermosos labios que al sonreír,
me hicieron enamorarme mucho más.
Me enamoré de nuestra primera hasta las 3 de la madrugada,
me enamoré de tus “buenos días” por las mañanas
y de los “dulces sueños” por las noches.
De la casualidad más perfecta en el momento más exacto.
Me enamoré de como te sonrojas cuando me dices que me extrañas,
de todas tus bromas mal contadas,
de ese lunar circular que habita en tu espalda.
Me enamore de ti y también del amor.
Y como un mágico momento pudo cambiar nuestras vidas para siempre,
y como fue que un simple beso nos encadeno a la eternidad,
y como con el pasar de los días el tan sonado
“te quiero” se transformó en el tan esperado “te amo”.

Me enamoré…

Te enamoraste, inesperadamente,
sin saber cómo ni cuándo pero aún así, deseándolo,
anhelándolo con todas las fuerzas existentes,
con todas las ganas que dos enamorados pueden sentir cuando
se dan cuenta de que son el uno para el otro.
Que tú y yo hemos nacido para morir juntos.

Podría también interesarte:
Ella siempre estará ahí, aunque le duela
En algún rincón del mundo hay una historia de amor