Poesía

ME PIDIÓ QUE POR UNA VEZ…

ME PIDIÓ QUE POR UNA VEZ…

Me pidió que por una vez no me la cogiera,
que en lugar de ello le hiciera el amor,
así que la cogí en volandas y la llevé a la habitación,
el deseo por hacerla mía, me impedía sentir el peso de su cuerpo;
la dejé cuidadosamente sobre la corcha de la cama,
me quité los zapatos y me subí encima de ella,
semi erguido…con un pie a cada lado de su cuerpo,
dejándola a merced de mi imaginación.
Le quité las lentes y las puse sobre la mesita de la habitación,
también la goma del pelo…dejando libre su melena negra de fiera,
fiera sumisa que me obedecía para estremecerse en placer.
Mi boca mordía su oreja mientras mis manos
sigilosas desabrochaban de dos en dos los botones de su blusa;
ya desabrochada fui a la cocina y regresé a la ardiente habitación con un hielo;
volví a situarme encima de ella
y con el trozo de hielo sujeto por mis labios me dispuse a pasárselo por su piel;
el hielo su piel recorría, dejando una huella de agua a su recorrido,
inevitable por la calor que su cuerpo excitado desprendía;
podía notar como aumentaban sus pulsaciones, podía sentir que me pedía
¡continua! ¡sigue!…sin ni siquiera gestionar palabra,
solo con ver los espasmos que su cuerpo liberaba…
solo con escuchar los gemidos de éxtasis,
que ni en un intento de retener impedirían que salieran desde las entrañas de su ser.

Autor: Manuel Carrascosa Parrado

Fotografía: Instagram.com

Podría también interesarte:
– – No me hare la victima, ¿Por qué me enamoré?
– He conocido mujeres como tú