Poesía

No eres una persona pero sí un lugar

No eres una persona pero sí un lugar, un sitio donde me has hecho vivir mil aventuras,
donde me has visto llorar y reír y también amar,
amar mucho, donde he pasado momentos que nunca olvidaré, donde cada uno de tus rincones guarda una historia, ofreciéndome las estrellas todas las noches y
el sol todos los días, sintiéndote mío, sólo mío.

Te he cuidado, te he vestido con colores,
te he impregnado de ricos olores, he saltado
y bailado sobre ti, te he limpiado, te he mimado.

Pero ahora ya es hora de despedirme,
una decisión nada fácil que me adentra en nuevos caminos.

Alguien me espera en otra casa para formar conmigo un hogar,
quizás demasiado pronto, aún con demasiados miedos,
pero con la ilusión del primer amor.