Escritos

No es tan difícil amarla

De verdad
sí,
es media odiosa a veces,
un poco bipolar
y bien berrinchuda la cabrona,
pero mi amigo,
si no quieres a alguien así en tu vida,
búscate un vato entonces,
porque todas las mujeres lo son,
solo necesitamos un poco de paciencia
y no hacer las cosas más complicadas,
ellas se encargan de eso.

Y que no te sorprendan sus locuras,
te tomará por la espalda para
darte unos llegues,
te hará bromas pesadas
y te dará de nalgadas;
tal vez le tengas que hacer el
desayuno todos los domingos,
y el amor todos los días,
y no precisamente me refiero
a penetrarle el cuerpo,
sino el alma.

No te pide ni todas tus horas,
ni toda tu entrega,
ni flores cada fin de semana,
ni que la sorprendas a diario con poemas,
solo que la ames con todas las fuerzas.
No quiere lujos,
ni regalos costosos,
ni restaurantes lujosos;
llévala a COMER para que
veas como se pone de contenta,
o regálale el vestido,
ese,
el que siempre se queda viendo
cuando pasan por la tienda de ropa,
el del maniquí chichón,
culón y sin cabeza,
y si se lo pone y no se le vea igual,
dile que es una belleza;
y si te pregunta que si se ve gorda,
toma su mano,
ponla en tu entrepierna y dile:
“esta me pones gorda”,
eso nunca falla, cabr0n.

La mujer es infinita,
hay que saber explorarla
y cómo tratarla.
Puede ser una princesa o un dragón,
dependiendo la clase de príncipe que seas.
Y mírale el rostro,
sí,
está feliz,
es una mujer feliz
Autor: Gustavo Hernandez
Fotografía:Pietra Schwarzler