Poesía

No me importa que hayas entrado

No me importa que hayas entrado con la puerta entre abierta y los muebles descolocados.
No me importa porque no esperaba a nadie, no te esperaba.
Pero ahora que estás tengo que advertirte que poca gente entra de paso, da una vuelta y se va.
Y eso es lo que más temo, porque podemos ver la fecha de caducidad en el reverso de nuestra corta historia.
Pero hazme un favor y haznos un favor.
Si te vas, cuando te vayas, deja todo como estaba, porque el cartel de
“no entrar” seguirá colgado como la primera vez.

Autor: David Arrabal Bazaga