Poesía

No soy de las que enamoran

No soy de las que enamoran

No soy de las que enamoran

Desde pequeña siempre he creído que soy una mujer de las que no enamoran a primera vista,
ha de ser por eso que me gusta escribir tanto ¿sabes? debes tomarte el tiempo para conocerme, para adentrarte en mi locura.
Permíteme hablar en general.
Cuando una mujer no enamora a primera vista,
debes aprender a escuchar, a oler, a leer y a mirar más allá de las barreras físicas,
más allá de las trampas mentales que te ponen los estereotipos.
Verás, el amor entra también por el olfato, por la boca,
por la piel y no me malentiendas, claro que existen mujeres bellísimas e inteligentes,
es más, todas lo somos; pero hay otras que no deslumbran la pupila ajena,
ellas enamoran con platicas, con bailes o cantos, con poesía o preparando un café.

No enamorar a primera vista

Yo nunca he pensado en posar dentro de un aparador o en parar el tráfico con mi simple presencia, pero puedo sostener una conversación por más de una hora o hacerte reír con mis ocurrencias, no enamoro a primera vista así que ese proceso toma muchas horas y muchos días o muchos meses. Es como abrir una cajita de sorpresas y dejarte llevar por caminos rectos, torcidos o truncos. Desenredar nudos, tejer abrazos, cerrar los ojos, abrirlos y pasar de la primavera al verano en un beso. Cuando no enamoras a primera vista, debes conseguir un cómplice que no tenga prisa, que no le importe gastar su tiempo conociéndote, que sea paciente, que entienda el significado de la palabra “calma”.

No enamorar a primera vista, da la oportunidad de enamorar paso a paso, día a día, cita a cita, mano a mano, beso a beso. Así que hablo por ti, por ella, por todas. Por aquellas chicas que a veces me lloran pidiendo consejo, por mis primas y hermanas; por mis ancestras, por mí; no es un problema no enamorar a primera vista, el amor a primera vista sólo funciona contigo, cuando te ves en el espejo y te miras sonreír. Sólo date el tiempo para que te conozcan, sólo déjate conocer.

Autor: Mercedes Reyes Arteaga
Fotografía de Brigitte Tohm

Quizás también esto podría interesarte:
– ¿POR QUÉ TE QUIERO?
– Me desnudas con tu mirada…
– Tú, que tienes libertad para hacer lo que quieras.
– Ahora que los sentimientos cogen distancia…
– Y un día, sin esperarlo