Poesía

No tenía idea de que iba a encontrar

No tenía idea

No tenía idea de que iba a encontrar
a una persona que con el arte de la paciencia logrará
volver a moldear la roca que tenía por corazón.

Pensaba que si te rompías una vez de ahí ya no salías.
Que por más que necesitarás reconstruirte el pegamento no lograba unir todos
y cada uno de los pedazos que me quitaste sin motivo y circunstancia alguna.
Que si te arrebatan las ilusiones en un instante,
era imposible que estás volvieran a florecer con el tacto de otros labios.

Tenía la loca manía de besar más botellas que labios,
y con buena razón de por medio, duele más un corazón roto que una cruda de un momento.

Me hacía de la tonta idea, que si él no me pudo amar,
nadie en esta vida iba a tener el placer de lograrlo,
ya sea, porque desde que él se fue mi vida se define en “catástrofe”.

Y qué Ironía

Porque cuando posé mis labios sin más motivos que el alcohol que yacía en mis venas,
me di cuenta que no tenía idea de nada. Que seguí cayendo,
pero de una manera distinta. Esta vez era un cataclismo con compañía.
Y caíamos a lo más profundo de nuestro ser. Tocando los sueños con las yemas de nuestros dedos.

Ahora que abro los ojos
y me veo reflejada en el abismo de tu mirada,
me doy cuenta que no tengo problema con seguir cayendo en picada en la curva de tu sonrisa.
Que si pensaba que mi vida ya no tenía sentido era porque no te conocía.
Porque todos hablan del primer amor,
y yo recito la poesía que yace en tus lunares.

Porque el segundo amor, es el bueno,
el que te rompe paradigmas, el que te seca las lágrimas
y las reemplaza con sonrisas, el que te dice que vales más.
Porque el segundo amor, es aventarse en paracaídas… Y disfrutar la vista.

Autor: Arely Guzmán
Fotografía: Pinterest.com

Quizás también esto podría interesarte:
– Un hombre sincero, no quiere la gran mamada
– En algún rincón del mundo hay una historia de amor