Poesía

NUNCA SABRÁS PERDONARTE

NUNCA SABRÁS PERDONARTE

Observo cómo me abandonas;
tu sutileza con la que vas dejando
pequeñas partes de ti en mi cuarto.

Veo cómo te lastimas
en el acto de hacer tus maletas;
tu orgullo que siempre arrancará
tú poca querencia.

En serio, me duelen tus ojos,
aún más que tu renuncia,
aún más que mi tristeza,
porque veo reflejada la soga
que en horrible pesadilla te arrullará.

Has decidido olvidarme,
creyendo que voy a desaparecer.
¿Cómo pretendes lograrlo
si la muerte es mi amante?

Te deseo una bella estancia
en el teatro para locos,
donde seguramente aullarás
con tu soledad y tú mal destino.

Eres un imperdonable.
Incluso tus lágrimas me dan la razón;
nunca sabrás perdonarte.
Ese es un honor
para los que han sufrido en combate.

Sé que los días sin ti
serán una esclavitud:
no comeré,
no dormiré,
no disfrutaré,
no resistiré…

¡Qué hermoso cierre
para nuestro repulsivo amor!
A cada paso que te aleje de mí,
vas a extrañar lo que era ser especial
para un corazón en claro derrumbe.

Voy a enloquecer recordando
a quien arrojó mis ilusiones
a un basurero.
La locura me hará creer que estás aquí,
y quizá por ello pueda sobrevivir,
pero por favor no vuelvas;
prefiero la compañía de un sueño,
a un comenzar nuevo
que sólo será la segunda parte
de una retorcida tragedia.

Autor: Jonathan Haller
Fotografía de Xavier Sotomayor

Quizás también esto podría interesarte:
 Lo escuché hablar de ella
– Las cosas más simple de la vida