Poesía

Perdona por haberme aferrado

Perdona por haberme aferrado a la idea de que un “nosotros” tenía que ser sí o sí.
Perdona por haber creído firmemente en la idea de que un “para siempre” podía ser nuestro apellido y perdona, sobre todo, por no haberlo podido cumplir.
Ayer vivía en un presente libre de pasado.
Hoy vivo en un futuro muy distinto al que planeé.
Un futuro en el que, de repente, no cabe tu nombre.
Un futuro en el que muy lejos de coincidir con los sueños que tenía, me zarandea para que me ponga de nuevo en la posición de salida. Aquella en la que arrastrando lo que he aprendido, me permita reencontrarme con ella.

Con esa parte que perdí:

Yo.

La subasta de la vida (Noemí Carnicero Sans)