Poesía

Por ella me convertí en algo sucio

Por ella me convertí en algo sucio, en algo malvado y promiscuo.

Por ella disfruto el sexo en todo su esplendor,
ella es la mujer que yo esperé en mis noches de sueños húmedos.
Por ella aprendí que el sexo se disfruta de día y de noche,
con ella hago el amor en lugares inpensables,
la playa es uno de ellos, nos hacemos bolas con esa toalla pequeña,
al final termínamos como pollos empanízados y corremos al mar para evitar rozaduras.
Con ella, (a veces). amanecemos desnudos sin pudor y con malicia,
con ella cogemos mucho y comemos poco.
Por ella me convertí, en el “otro” el hombre amante,
ese que tiene esas ganas de tener sexo aún después de hacer el amor, ella me hace suyo y yo la hago mía.
Con ella las posiciones saben a matemáticas,
el 69 lo convertimos en 70, casi 71.

Con ella aprendí que las mujeres se ponen calientes

Al mirarse desnudas en un espejo,
ver sus pechos bambolear mientras terminan arriba de su hombre.
Yo soy el “otro”., soy ese que espera su llamada o mensajes subliminales,
soy ese amante que recibe fotos en horas de trabajo
y corremos a escondidas al baño.,
“-el piso esta mojado, -le dije una vez.,¡no importa!,
yo también; me dijo.
Terminamos tan cansados como si corrieramos un maratón
y llegamos juntos al primer lugar.
Por ella dejé de asistir a misa,
por ella suelo inventar horas extras y descansos laborados.
Soy ese amante que decidió una doble vida,
yo agradezco su pasado y disfruto su presente.
Hay días que me veo arrodillado bajo sus piernas
y no es para pedirle perdón, solo es para darle las gracias,
ella me las dará después., solo somos nosotros dos,
“ellos” nos esperan en casa, pero eso será al final del día,
ella saldra con su uniforme impecable, yo aguardaré cinco minutos más,
Y sí, solo porque soy el amante hombre.

Autor: Lukas lobos

Quizás también esto podría interesarte:
– Y dónde estás ahora que necesito un abrazo tuyo
– Recuerdo cuando podíamos con todo