Básicamente una mujer desea *a un hombre que lea su pensamiento antes de abrir la boca.* Alguien que entienda las indirectas, pero que no sea indirecto.

Alguien que con mirarla sepa si se encuentra bien o mal, alegre o triste, con ganas de charlar o simplemente de permanecer en silencio.

Quiere a un hombre que le lleve la contraria en las cosas poco importantes, pero que le dé la razón en todas las cuestiones importantes.

Quiere a un hombre que lleve la delantera de la relación, pero que siempre sea consciente de que la lleva porque ella así lo ha decidido.
Quiere a un hombre valiente que sepa defenderla, pero no un machito que se pelee con todo el mundo; ella prefiere a un caballero que la cele medidamente. Que la cele medidamente dije, no un enfermo.
Quiere a un hombre que sepa cocinar, pero que cuando pruebe su comida le diga que no podría jamás compararse con la de ella.

Quiere a un hombre que sepa exactamente cómo ella prefiere el desayuno y que jamás le diga que está gorda. Quiere a un hombre que siempre esté dispuesto a conducir, pero que jamás se ponga nervioso cuando ella está al volante.

Quiere a un hombre que la haga reír, pero que no sea vulgar. Un hombre que sea culto, pero que jamás le eche en cara que lee más que ella.
Quiere a un hombre que adore a su familia, pero que jamás la ponga a ella en segundo plano.

Quiere a un hombre que trabaje, tenga una posición sólida y le brinde seguridad, en ese orden (no se puede prescindir de ninguna).

Quiere a un hombre con quien pueda compartir aventuras, confidencias.

Quiere a un hombre que sea un libro abierto para ella, pero con algunas páginas indescifrables; o sea, que siempre conserve algo de misterio. No mucho… dije algo.

Quiere a un hombre con una linda sonrisa (eso incluye el cuidado de tus dientes y lavado continuo).

Que le diga que la ama todos los días de su vida, y que cada vez que lo diga, lo sienta de verdad. Un hombre que no tenga miedo de tomarla de la mano o abrazarla en público, pero que no sea empalagoso y pretenda estar besuqueándola todo el tiempo.

Un hombre que no se sienta intimidado si ella se arregla bien, que la adore cuando está en pijama y sin maquillaje, y que de vez en cuando bese su frente, sus párpados y su nariz. (No me preguntes la razón, no tengo la menor idea, yo no hice a las mujeres así).

Que sueñe con el aroma de su cabello. Un hombre que nunca tenga el celular apagado, y que siempre le devuelva las llamadas o le conteste los textos, a la hora que sea.

Un hombre que cuando tenga una buena noticia, ella sea la primera persona en conocerla; y si tiene una mala noticia, que ella sea su primer apoyo.

Un hombre que nunca le diga: «Déjame que lo hago yo», por tratar de hacerlo mejor, sino para hacerlo POR ella; ojo con la diferencia, parece sutil, pero es determinante.

Un hombre que sea su mecánico, médico, abogado, poeta, escritor, papá, psiquiatra, amante, confidente, amigo, y que fundamentalmente sepa escucharla.

Comments are closed.