Poesía

Que si el destino quiso que nos conociéramos

-Te amo.
-¿Por qué?
¿No te das cuenta? que sin tenerte te siento cerca, que le pido a Dios día a día que estés bien. Que lo único que necesito es saber que sigues existiendo, que ha sido un placer haberte tenido en mi vida un instante. Que jamás desearía algún mal para ti.

Que si el destino quiso que nos conociéramos fue por algo, tal vez para que supieras que tú mereces algo mejor y que yo, que yo pude volver a despertar sentimientos que pensé, no volvería a sentir.

Eres un pedacito de cielo que la vida me regaló y agradeceré un millón de veces esa sonrisa tuya, esas ganas que tienes de vivir, de comerte el mundo, del brillo de tus ojos, esos ojos que nunca pensé me pudieran volver loca.

¿Serán razones suficientes para que puedas creer que te amo?, mejor permíteme seguir, vivo de recuerdos tuyos, de la veces que me hacías reír, cuando nos molestábamos diciéndonos que éramos un par de tontos.

Era genial saber que me querías y que te ponías nervioso al verme, yo temblaba cada vez que te veía también.
Lo único que me molesta de ti ahora es que no estés conmigo.

Pero prefiero tu felicidad a la mía. Ten por seguro que viéndote sonreír sabré que hice bien al dejarte libre.
Te amo.

(Dulce karmín)

Podría también interesarte:
– ¿Te quieres enamorar de mí?
– No te confundas