Escritos

Recordando Mujer

Cuando dejas de sentir carencias, todas las cosas vuelven a ti.
Cuando cesas de pelearte con el mundo, todos se acercan para hablarte de amor.
Cuando aceptas, transformas.
Cuando te atreves a intentar lo nuevo, desaparecen los condicionamientos y el mundo te sorprende.
Cuando te vuelves blanda como el agua, penetras todos los poros de la tierra.
Cuando comienzas a mirarte, desaparece el mundo.
Cuando dejas ir lo que no es para ti, ese vacío atrae lo que realmente te pertenece.
Cuando te pierdes, te encuentras.

Cuando te decides, esa determinación encuentra a quién eres

Y te susurra lo que quieres.
Cuando renuncias a la guerra, ganas la batalla.
Cuando aquietas tu mente, todo un universo se pone a tus pies.
Cuando no te apresuras, todo se acerca hacia ti.
Cuando dejas de querer controlar, el mundo se acomoda a sí mismo. Cuando eliges no reaccionar, cambia el resultado.
Cuando aceptas los cambios y la incertidumbre, dejas de sufrir.
Cuando te vuelves humilde, el mundo te pertenece.
Cuando te encuentras a ti misma, cesa la búsqueda.
Cuando abrazas tu dolor, lo conviertes en amigo.
Cuando te vuelves consciente, aparece la Diosa que hay en ti.

Del muro de Diosa mujer y empoderamiento

Es hora de cerrar ciclos porque mejores cosas me esperan.
Es hora de abandonar mis miedos e iluminar mis sombras.
Es hora de experimentar el adiós y entender que después de eso sólo existen las más hermosas bienvenidas.
Es hora de saberme infinitamente acompañado, aún en la más intensa soledad pues siempre tendré a la persona más perfecta y sabía a mi lado; YO mismo.
Es hora de creer en mi potencial, todas las herramientas me han sido otorgadas, mi fe y fuerza interior logran una voluntad y capacidad inmensas.
Es hora de romper mis pretextos, mis faltas y cumplir fielmente lo que mi corazón anhela.
Es hora de saberme fuerte, indestructible, creador de este bello Universo.
Creador de los sueños más hermosos, creador de posibilidades, creador de lo que yo decida.
Es hora de abrazar y no soltar lo que recibo cada día, lo que se me da por derecho divino y lo que a pulso me gano con mi esfuerzo.
Es hora de emplear mis talentos al servicio de los demás.
Es hora de extender mi amor por los que amo, mi agradecimiento por cada amanecer, mi admiración por las cosas bellas de la vida.
Es hora, es ahora, es siempre.
Porque cuando me decido y acciono mi entorno se trasforma en esa calidez de vida que necesito e irremediablente merezco.
Que así sea.
Autor: Kok – Uhga


📸: Jasmin Chew