Poesía

Se esmeró en llevar a la práctica acciones concretas

Se esmeró

Yo perdoné la infidelidad porque mi pareja realmente
se esmeró en llevar a la práctica acciones concretas, que contribuyeron con mi tranquilidad.
En vista que él manifestaba una férrea voluntad por repararme y arrepentimiento,
-a mi criterio genuino- lo que hice fue apelar a mi sentido de justicia
y a mi más profundo sentir para hacerle saber con firmeza cómo me podía reparar.
Con criterio y consistencia puse sobre la mesa las nuevas reglas del juego.
Él se dedicó a esforzarse cada día por cumplir una a una mis peticiones,
aunque no fue nada fácil, tanto él como yo nos mantuvimos pacientes,
porque comprendíamos que se requería tiempo para ir
haciendo grandes consignaciones al banco de confianza que había quedado en déficit.

Acordamos que la confianza no se podía exigir

Que era necesario construirla momento a momento, día a día.
Y aunque por momentos él pretendía resistirse a ciertas reglas,
mi firmeza y su voluntad lo volvían a encausar y lo obligaban a actuar coherentemente.
Yo simplemente me pregunté a mí misma qué necesitaba para estar tranquila
y me convencí de por qué, ciertas peticiones que le había
hecho libres de caprichos o arbitrariedades, debían ser innegociables.
Sabia que debía mantenerme firme, de cualquier forma iba a ganar,
si él demostraba con hechos concretos su intención de construir,
sería el inicio de una relación más tranquila y productiva para los dos.
Y si se negaba a dar, a reconocer, a reparar,
a transformar de forma autentica esa dolorosa realidad;
pues me liberaría de un nocivo vínculo
y podría seguir avanzando por la vida sin culpa,
sin cargas.
Lo único que realmente temía perder era la buena relación que tenía conmigo misma.
Temía perderme a mi misma, por eso sabía que debía ser coherente.

En términos generales yo perdoné la infidelidad porque primero me perdoné a mi misma.
Y segundo, porque mi pareja se dedicó a repararme conscientemente,
con hechos concretos me demostró que estaba dispuesto a aprender a valorar,
cuidar y apreciar lo que tenía conmigo.

Quizás también esto podría interesarte:
Me desnudas con tu mirada.
Mañana te casas, será tu gran día