Poesía

Sé que soy un desastre, pero no soy la típica mujer

Sé que soy un desastre, pero no soy la típica mujer

Soy un desastre

Sé que soy un desastre como mujer,
no soy la típica mujer que se arregla cada día para salir a caminar,
no soy la típica chica que se conquista con regalos caros,
ni la que pinta su rostro con capas de maquillaje.
No, no soy la típica mujer que encuentras con tus amigos los sábados en los bares.
Soy una mujer simple y a la vez complicada.

A veces ni yo misma me entiendo
y sé que eso puede llegar a sacar tanto de quicio a alguien pero te pido que me tengas paciencia.
Soy de las que me gustan los regalos hechos a mano,
soy de las que quiere detalles inesperados sin fechas indicadas,
soy de las que les gustan que le besen en la frente y le digan “te quiero”.
Me gusta que me hagas sonreír cada día,
me gusta que me arropes si tengo frió,
me gusta que me demuestres que me quieres en vez de decírmelo tantas veces.
Quiero que me agarres fuerte, pero no me sueltes.

Repito que no soy la típica chica corriente

y que eso supondrá que tendrás que dedicar mucho tiempo a conocerme a mí
y a mi mundo propio. Pero créeme, merece la pena conocerme.
Soy una persona cariñosa, extrovertida aunque en ocasiones bastante tímida,
me gusta pasar tiempo a solas y saber quererme a mí misma para luego poder querer a otra persona,
como a ti por ejemplo.

Me gusta pasar tiempo con mis amigos, con mi familia, me gusta salir,
me encanta hacer reír a la gente,
soy de las que cuido de la gente que me importa e incluso de la que no también.
Me gusta dedicar tiempo a las personas de mi entorno,
ser detallista, paciente con ellos, ser su confidente,
saber escucharlos y apoyarlos para mí eso es algo muy importante.
Me gustan las películas y disfrutar del mundo ante mis pies.
Soy un poco bipolar también,
lo reconozco aunque a veces ese punto me cueste reconocerlo,
soy algo terca y orgullosa.

Pero he aprendido a lo largo de los años que el orgullo lo pierdo por cualquiera que merece la pena,
solo tienes que saber hacerme ver y sentir que “mereces la pena”.
Ven, quiéreme, cuídame, protégeme.
Pero sobretodo te pido que me aceptes con mis mayores defectos y virtudes.
Que ames cada trocito que me forma a mí.
Porque cuando aprendas a amarme tal y como soy,
sabré que me quieres sinceramente
y ahí será cuando te agarre y créeme no te dejaré caer, no te soltaré.

Autor: Lupis Águila
Fotografía de Brooke Cagle

Quizás también esto podría interesarte:
Tú te acuerdas cuándo… nos quedabamos.
Se nos olvido soltarnos el corazón