Poesía

Te enamoraste de una mujer libre…

Te enamoraste de una mujer libre…

Te enamoraste de una mujer libre y decidiste amarla a sabiendas que su libertad la llevaría a compartirse en cielos nocturnos, soleados y otros tantos llenos de atardeceres… Te enamoraste de ella estando seguro de que por más lejos que volara, emigraría de vuelta siempre a su nido; que es tu cama, tu cuerpo, tu casa.

Elegiste amarla por sobre todas las cosas.

La elegiste entre cientos por su rebeldía, por su miedo al amar y su entrega al amarte.
La elegiste por ese mal carácter que puedes estar seguro has sido el único que lo a sabido controlar,
Te enamoraste porque a pesar de que es tormenta sólo tú has sabido darle calma.

Te enamoraste de esa mujer libre, loca, bruja, porque aunque amara la libertad a estado dispuesta a ponerse las cadenas y eso es algo que ningún cielo a podido ver.

Pero te encanta siendo libre, verla volar y no quieres, aunque la quieras, cortarle las alas… La prefieres así volando otros cielos, siendo solamente suya, sin dueño pero compartiéndose contigo en momentos dispersos en tiempo.

(abril del 72)