Poesía

Te equivocas, buscó un hombre con huevos

Te equivocas, buscó un hombre con huevos

Te equivocas

Te equivocas mi cabrón,
Yo no soy de esas, yo busco
fuego en los labios de un hombre
que si sepa lo que quiere, que me haga
temblar, y que no pierda el tiempo quitando penas quiero alguien que no pregunte cuando quitarme la ropa, no busco un hombre
que pierda el tiempo. Conmigo es ahora
o nunca, sin embargo si tiene valor para enfrentar a una mujer como yo tiene que cumplir con unos requisitos para
yo ser suya y regalarle
un tour por mis piernas, no soy puta. Soy de
Esas que buscan un infierno dónde arder,
buscó un hombre con los huevos bien
puestos, que me maltrate y sepa cómo
se trata a una mujer, que me haga gemir
hasta más no poder, que tome mi pelo
fuerte, que sepa usar su juguete,
que no le tiemble el pulso para darme unas
nalgadas mientras me folla, sí, buscó un hombre con el valor de enfrentar a una loca,
apasionada y amante de la vida como yo,
no sólo emociones fuertes, sino que sepa
sacar si instinto animal conmigo, y que me vuelva loca, que no tenga miedo de echar un
polvo a las 3 de la mañana, que sepa cómo se hace gemir a una dama, que no tenga sus atributos pequeños, que sea de guerra, no
busco a un niño, no quiero poner pañales,
quiero que me hagan mojar, no quiero
que solo me quite la ropa y me acaricie
quiero un hombre que me folle el alma,
uno con las ganas de arder en mi infierno
y quedarse para apagar las llamas con mis
fluidos, sí, quiero un demonio que sepa cómo
se maltrata a una dama, que me mire como a
una zorra, y que me acaricie con delicadeza.
Sí, ando buscando un hombre de verdad,
uno que me tome por el cuello y no tenga
piedad. Quiero un cabrón que me de
caña, que me vuelva más loca y menos
cuerda, que me haga volar y que me lleve
de viaje por las nubes, que mis gemidos sean
su canción favorita y que agarre mis maletas
para hacerlo en el coche, en el balcón, en la cocina, quiero un cabrón que lo haga cuando
me esté presentando a sus padres en la habitación de su madre. Quiero un cabrón.

Es poco probable que aparezca un hombre con estas cualidades que quiero, pero cuando aparezca le estaré esperando, con el corazón cerrado y con las piernas abiertas.

Autor: Sam Chevalier
Fotografía: Benjamin Voros 

Podría también interesarte:
Yo soy la amante
No quiero que seamos estructurados