Poesía

Te perdí…

Te perdí…

Te perdí el día que dejaste de verme bonita cuando nos veíamos.
Te perdí en el momento que dejaste de preguntar si ya había comido o hecho mi tarea.
Te perdí la hora en la que dejaste de extrañarme, o al menos eso demostrabas.

Te perdí el día que caminábamos por las calles solitarias o transitadas y no tomabas mi mano.
Te perdí en el segundo en el que no interrumpías una conversación solo para robarme un beso.
Te perdí las madrugadas en las que dejaste inesperadamente de mandarme mensajes llenos de vida.

Te perdí las tardes en las que no importaba ya la hora en la que pudieras responderme, pues platicábamos solo unos minutos, cuando antes no podíamos dejar de hablar.
Te perdí las fechas especiales en las que no me obsequiabas una de tus cartitas, las inmemorables.

Te perdí todos aquellos días en los cuales me esforzaba porque esto se diera aún mejor y tú…tú simplemente no lo notabas.
Te perdí el día que dejaste de ver mis ojos como todo tu universo, pues ya no les prestabas atención…

Estoy sumamente segura que me encantaría que esto se torne mejor…pero, ¡Vamos! , la iniciativa siempre debería ser mutua. Puede que hoy yo de más, pero tú lo tienes que dar el próximo día, porque así funciona esto. Y aunque no se note, me estoy esforzando mucho para no rendirme.

P.A.

Quizás también esto podría interesarte:
– La manera correcta de conquistarte.
– Ella: Me plante enfrente suya con un ramo de flores