Poesía

Tienes que saber que con esto, fui inmensamente feliz

Estoy sola, decidí estarlo por decisión propia

A quien corresponda

No sé si fue tu humor, no sé si fueron tus fuertes brazos, no sé si fue esa manía tan tuya de hacerme sentir querida (que por cierto me encantaba) o tal vez haya sido que desde lejos me mirabas…

Solo sé, que llegaste un día y me hiciste sonreír de nuevo, me enseñaste un idioma predilecto, sonrojaste mis mejillas de amor eterno, tambaleaste mi equilibrio, te llevaste mis prejuicios, hiciste que regresara mi optimismo por las cosas.

Y hoy a pesar de los malos entendidos, aquí sigues, ahora en la faceta de un gran amigo.
Te amo por lo fuerte que me hiciste, solo tú y yo sabemos que pasó y que sigue pasando… y yo pido a la vida que no dejes de pasar…

Te amo, por los mensajes a des horas, porque me cuidas inconsciente, porque me abrazas tan fuerte cuando me siento rota.

A ti, que llenaste mi vida de alegría cuando ya no creía en nada, a ti, que me hiciste olvidar la pereza, que me aventuraste en tu mundo, gracias, por darme, por quitarme, por dejarme, por aportarme, por hacerme llorar, por las lecciones, por tus ideas, por tu semblanza.

Ya no tengo más que pedir, me has dejado tu esencia, me has dejado parte de ti, te quedes o te vayas, tienes que saber que con esto, fui inmensamente feliz.

Autor: Desconocido
Fotografía: AJ Garcia

Podría también interesarte:
– ¿Te quieres enamorar de mí?
– No te confundas