Poesía

Y de repente comenzó a pasar

Y de repente comenzó a pasar

Y de repente comenzó a pasar

Nuestros días ya no eran iguales ya no te gustaban mis palabras de amor.
Ya no te gustaban mis canciones ni mis chistes.

Cada día empiezo a sentir como te alejas y es frustrante no saber cómo recuperarte y es que por dios no creí que el amarte me doliera tanto.

No creí que cada noche mi almohada estaría absorbiendo lágrimas saladas. No sabía que lo poco que te había hecho sentir. Comenzaría a desaparecer de la noche a la mañana y es que ya era muy bueno para ser cierto.

Que yo te gustara que lograra enamorarte. Ya era muy bueno el imaginarme un futuro a tu lado y lo bueno nunca me dura nada.

No supe en que momento comenzaste a alejarte y tampoco sé si soy yo la que hace que pase. No sé qué he hecho mal esta vez. Por eso cada noche solo he querido quedarme dormida y no despertar a si de menos quedaría en la eternidad el recuerdo de lo bueno que fue todo el sentimiento de que te importo.

Solo quisiera seguir en este sueño y es que no soporto la realidad no así como va ahora. No soporto saber que arruine otra cosa y que tus te amo ya no son sinceros no soporto saber que quizá nunca lo fueron y que quizá todo esto es solo el pensamiento de una loca que yace sedada apartada de la realidad y aun así sufre por que en cuestiones del corazón en todas las realidades y en todos los universos el sentimiento es igual.

Autor: Abigail Sánchez
Fotografía: Axel Holen

Quizás también esto podría interesarte:
 Lo escuché hablar de ella
– Las cosas más simple de la vida